jueves, 5 de febrero de 2009

VUELTA A LA PLAZA

giros por la memoria
vueltas y vueltas éter
piden menguar el dolor
sentencia a la desesperanza

giros por la memoria

blancos cabellos se anidaron
en gritos desahuciados
piden justicia
justicia reclaman
cuerpos reclaman

giros por la memoria

la plaza fue testigo
décadas acuñaron pasos silenciosos
la braza contiene fuego
fotos en el corazón

giros por la memoria

nadie pone fin a la historia
eslabón orgánico
ellos están ahí
nosotros aquí
en la plaza siguen dando alaridos

salud pañuelo
fotos zapatos gastados
gastadas las sentencias
aromas de memoria





del libro: "Imperturbable, destilar"

7 comentarios:

tino dijo...

Importante la memoria porque es testigo del pasado hecho presente. Un poema de la existencia. me gustó. Un abrazote. Tino

Clarisa Vitantonio dijo...

Gracias Tino
por pasar por aquí y dejar tu huella, siempre bienvenida.
Abrazos
Clarisa

Claudieta dijo...

Gracias por tus visitas generosas.
Te acabo de descubrir, dame tiempo para conocerte mejor.
Un beso desde Valencia a orillas del Mediterráneo....

Gabriel dijo...

Desgarrador testimonio

sobre las madres y abuelas.

Uno quisiera que nunca más sucediera algo así, en ningún país... pero hay tan pocas esperanzas

Un abrazo

Gabriel.

Silvia Loustau dijo...

Gracias por la meoria, Clat¡risa. Un abrazo,

Silvia Loustau

Bibiana Poveda dijo...

la plaza...
la gente, la muerte, el grito
la historia sin fin
la búsqueda de un país que no termina de fragmentarse ni termina de rehacerse.
cuánta memoria nos hace falta, cuánta solidez de principios (no de principitos finos)
la plaza, centro funcional del reclamo y de la demagogia de tantos.
y del dolor.
saludos, clarisa, desde mendoza!!!

el gato estepario dijo...

Los ecos, la sangre, el cuero, las lágrimas, los quejidos, todo queda dentro de las piedras, de la tierra, del aire, que absorben como esponjas.
Sólo hay que mirar fijamente las piedras de las plazas para escuchar.

Es un bello y triste poema, CLARISA.
Un beso.